Home - 2020 - junio

Mes: junio 2020

Empresas en crisis, revisión de estrategias

Posted on junio 17, 2020 in Abogados

Nunca pensamos ni calculamos, y muchos menos estaba dentro de las estrategias de negocios una paralización de actividades generada por un virus y jamás calculamos los riesgos que enfrentaríamos tanto de salud, económicos y financieros que llegarían de manera tan sorpresiva.

Este es un hecho definitivamente inédito, jamás visto en los últimos tiempos, por ello nos ha tomado por sorpresa, pues bien, ya pasadas las primeras semanas, y superando el colapso emocional que genera tanta incertidumbre, podemos empezar a revisar que estrategias utilizar para seguir produciendo, tomar los correctivos, cambiar de ramo, o simplemente empezar de nuevo.

La extensión del estado alarma debido al incremento de los casos de Covid19 en casi todos los países del mundo ha traído como consecuencia, la dificultad económica y financiera de muchas empresas, autónomos y particulares. Esto aunado al cierre de toda actividad no prioritaria. Generando problemas diversos a las empresas, autónomos, particulares y familias en el mundo entero.

La reducción de las actividades tanto de producción, como la prestación de servicios, ha presentado una drástica caída, lo cual empieza a generar una falta de liquidez, lo que trae como consecuencia el incumplimiento del endeudamiento financiero, incumplimiento de obligaciones laborales, fiscales, contractuales e incumplimiento con los proveedores. Ante este panorama, lo mejor es evaluar junto con un abogado concursal o abogado en derecho mercantil, para revisar diferentes escenarios de acción.

Toda crisis puede ser gestionada, para manejar una crisis es necesario entender que, en este caso, se pone de manifiesto una crisis emocional, una crisis laboral y una crisis financiera, lo cual viene a romper lo cotidiano y se hace presente la incertidumbre. Lo cierto es que toda crisis, requiere de medidas inmediatas y efectivas para evitar o mitigar los daños que pudiera traer la misma.

Cada crisis es distinta, de hecho, esta crisis es totalmente inédita y además posee características comunes puesto que es mundial. Es provocada por un mismo elemento, ha golpeado a empresas, autónomos, familias, particulares, gobiernos, estados. En fin, ha dado un duro golpe a nivel general y mundial, con lo cual muchos gobiernos han tomado las medidas necesarias para mitigar en gran medida tanto el aspecto de salud, como el financiero para las personas más afectadas, adicional con las consiguientes medidas que un estado de alarma por país requiere.

Mas, sin embargo, no ha sido suficiente, y muchas empresas, emprendedores, autónomos y familias, ven con angustia como la parte financiera se está viendo afectada considerablemente.

Para abordar esta situación, lo mas recomendable es si tiene recursos aun, dentro de sus posibilidades, busque ayuda legal, solicite los servicios de un abogado concursal, o los servicios de un abogado en derecho mercantil, para que le apoye en las gestiones pertinentes con respecto a cada caso.

Normalmente en este tipo de situaciones, se debe buscar la asesoría en cuanto a refinanciación y renegociación de las deudas financieras, ya que lo mas inmediato es el incumplimiento del endeudamiento financiero, lo cual supone supuestos de vencimientos anticipados, causas de resolución contractual, problemas de liquidez para cumplir con los compromisos laborales.

A pesar de existir un Real Decreto de Alarma, donde ningún empresario, socio o persona podrá solicitar un concurso de acreedores hasta dos meses después de levantado dicho estado de alarma, es mejor ir revisando los diferentes escenarios que se pudieran presentar para ir evaluando opciones.

En este tipo de crisis pueden darse las siguientes situaciones:

  • Falta de pago de las deudas financieras, bien sea intereses o capital o ambas.
  • Impago de obligaciones tributarias
  • Impago de obligaciones laborales
  • Impago de obligaciones contractuales

Mientras dure el estado de alarma los abogados concursales, pueden ir revisando la situación real de la empresa e ir adelantando la documentación necesaria para iniciar el procedimiento. Otra alternativa es ir directamente con los acreedores para ir realizando un refinanciamiento o acuerdo provisional.

En el caso de las deudas financieras, los bancos, cuando ya inicien sus actividades pudieran evaluar las siguientes opciones:

Un refinanciamiento de las deudas, es decir renegociar las deudas de acuerdo a cada caso, pudiera en cualquier caso declarar de plazo vencido el préstamo y exigir el pago en su totalidad, o bien exigir solo el pago de lo realmente vencido. En otros casos podrán ejecutar las garantías que tengan de respaldo.

Lo que es cierto es que los bancos todos los prestamos otorgados los tienen garantizados. Por eso es muy importante asesorarse con un abogado concursal o especialista en derecho mercantil, para que revise cada situación en particular y realice varios escenarios junto con los accionistas de las empresas.

Junto con su equipo administrativo, contable, financiero y legal, revise la situación real de su empresa, ya que muy a pesar de todas las medidas que se han tomado, muchas empresas no podrán hacer frente a sus obligaciones, por lo que incurrirán en situaciones de insolvencia, para lo cual se van a ver en la necesidad de solicitar un concurso de acreedores, un acuerdo extrajudicial de pagos basándose en la ley de la segunda oportunidad.

Su abogado concursal tendrá la capacidad de preparar un buen procedimiento en fase concursal, revise junto con su equipo la mejor estrategia, no haga esto de manera solitaria, apóyese en su equipo de trabajo, pues la carga es más llevadera.

Es posible que, dentro de las posibles soluciones, la renegociación sea la mas factible, elabore un plan de pago que pueda cumplir, recuerde, en este momento, casi todos los empresarios están pasando por una situación similar, por lo tanto, antes de presentar un plan de pago, negocie con sus deudores y sea flexible en las fechas. Esta situación tiene ambas caras, es posible que usted sea deudor y acreedor a la vez.

Realice una propuesta anticipada de convenio, un plan de refinanciación con sus acreedores.

Pero, sobre todo, tenga en cuenta la situación de sus empleados, sea empático, solidario, y revise la situación de cada empleado por separado. La comunicación en este tipo de crisis es fundamental. Un buen líder mantiene la comunicación con su personal y con sus acreedores en todo momento.

Otro proceso que pudiera iniciarse es manejar acuerdos extrajudiciales, para tratar de frenar posibles reclamos, lograr acuerdos y revisión de deudas para lograr una reducción de las mismas.

Es muy importante, que esta crisis sea muy bien manejada, porque el fin ultimo de enfrentar este proceso debe ser preservar la viabilidad del negocio, proteger a los empleados, y cumplir con los compromisos adquiridos

Durante un proceso concursal, se puede solventar o apoyar para el reflotamiento de los negocios, pero es necesario llevarlo a cabo con mucho criterio, profesionalismo y eficiencia, por eso de la mano de un abogado concursal, podrá lograr este objetivo.

Conociendo que un concurso de acreedores es un instrumento legal, del cual pueden hacer uso las empresas para solventar una situación de crisis extraordinaria en cuanto a la parte económica. Es conocido que las empresas pueden solicitar un concurso de acreedores cuando no tiene la suficiente liquidez para cumplir con sus obligaciones.

En un concurso de acreedores se busca como fin último, satisfacer a los acreedores del deudor insolvente del modo más eficiente posible, ya sea mediante un convenio o por la liquidación de bienes y derechos del deudor. El concurso de acreedores también cumple una función de represión del deudor persona natural, o de los administradores, liquidadores y apoderados generales del deudor persona jurídica, cuya conducta hubiere generado o agravado el estado de insolvencia.

El concurso de acreedores está regulado en la Ley 22/2003, de 9 de julio (Ley Concursal), que fomenta la continuación empresarial. La finalidad del concurso de acreedores es la continuidad empresarial, así como la satisfacción de los diversos créditos que concurren en el patrimonio insolvente del deudor evitando la satisfacción preferente de unos sobre otros y justificando una distribución equitativa entre dichos acreedores respecto de la insuficiencia patrimonial habida como consecuencia de una actividad mercantil infructuosa.

En el momento en que el deudor conoce que es insolvente, es obligatorio por ley que pida el concurso de acreedores en un periodo de 2 meses.

Es oportuno aclarar que a través del Real Decreto Ley aprobado por el Gobierno en fecha 17 de marzo de los corrientes, se modificaron los plazos obligatorios establecidos para acceder a un Concurso de acreedores. El Real Decreto indica que el plazo para solicitar el concurso de acreedores no se podrá solicitar mientras esté vigente el estado de alarma. Es decir, empezaría a correr el plazo a partir del momento que se levante el Estado de alarma, que aún sigue vigente.

En el decreto se establece claramente, que los jueces no pueden admitir solicitudes de concurso de acreedores, hasta dos meses después del levantamiento o suspensión del estado de alarma.

Los  equipos financieros y estratégicos de las empresas, deben trabajar para asegurar la solvencia financiera necesaria para enfrentar la crisis que pudiera presentarse a raíz de la paralización de la economía en casi su totalidad, para ello es necesario, asegurar el control de todos los fondos y en caso de que no se tengan, realizar un seguimiento continuo de la situación financiera que incluya un plan de tesorería a corto y mediano plazo, actualizado de manera continua, elaborando un plan financiero que incluya todos los escenarios posibles que se pudieran presentar. Por supuesto, realizar una disminución de gastos y control de activ