Home - Empresas - La traducción legal y su alcance en el ámbito empresarial

La traducción legal y su alcance en el ámbito empresarial

Posted on febrero 2, 2020 in Empresas

Contenido

1.- ¿Qué es la traducción jurídica o traducción legal?

2.- ¿Cuál es la importancia de una traducción legal?

3.- ¿Cuáles son las características de la traducción legal?

4.- ¿Cuál es el procedimiento para realizar este tipo de traducción?

5.-Tipos de documentos que requieren traducción legal

6.- ¿Cuáles son los elementos que deben tenerse en cuenta a la hora de revisar el precio de la traducción legal o jurídica?

7.- ¿Cuál es la función del traductor legal?

8.- ¿Qué formación debería tener el traductor legal?

 

 

1.- ¿Qué es la traducción jurídica o traducción legal?

La traducción jurídica, también llamada traducción legal, se refiere básicamente a la traducción de documentos y textos legales de un idioma a otro. Es de hacer notar que dichos textos pueden tener carácter público, y se refiere a los documentos oficiales que han sido emitidos por un organismo público; o de carácter privado, como aquellos documentos que han sido redactados para regular un determinado negocio entre empresas o entre particulares.

La traducción jurídica o traducción legal es la traducción de un idioma a otro de textos cuyo contenido se refieren al ámbito legal.

Necesariamente este tipo de traducción se circunscriben a la cultura, contexto sociológico y legislación vigente de cada país en cuestión, y solo pueden ser realizadas por traductores profesionales especializados en la traducción legal o jurídica. Pudiera ser que, en la traducción legal de textos y documentos, implique que el traductor deba trasladarse a un Tribunal para ejercer de figura legal.

Una traducción legal no puede y no debe admitir errores y debe ser de una calidad muy buena y además el documento final deber ser preciso y fiel al original.

2.- ¿Cuál es la importancia de una traducción legal?

Los documentos o textos han sido redactados por profesionales del campo del derecho, por esta razón se encuentra en los mismos una gran cantidad de términos y conceptos jurídicos que por lo general no son utilizados de manera habitual. Estos documentos se requieren que estén traducidos de manera precisa, ya que la traducción errada pudiera acarrear problemas de diversa índole, como por ejemplo en una empresa en la traducción de un contrato pudiera dar lugar a demandas judiciales, con la consabida perdida económica.

No todos los traductores profesionales pueden dedicarse a traducir textos de esta índole, no todo el mundo está familiarizado con este tipo de documentos ni conoce el significado de los textos.

El profesional que se dedica a la traducción legal, debe estar preparado con los conocimientos adecuados para ello, ya que realizar la traducción de conceptos jurídicos de manera literal, palabra por palabra no se adecua a este tipo de traducción, y solo puede acarrear problemas mayores, ya que del contenido se derivan efectos legales tanto como para el emisor como para el destinatario del documento, además del problema habitual que plantea las diferencias en el lenguaje, una traducción legal o jurídica también tiene que tener en cuenta la equivalencia social y cultural, además de la lingüística.

3.- ¿Cuáles son las características de la traducción legal?

  • Cada sistema jurídico es único y especifico de cada país.
  • Se circunscribe a un ámbito legal
  • La definición que se le da a los acontecimientos y los hechos ocurridos, por ejemplo, en actos delictivos, depende del sistema jurídico aplicable
  • Supone la creación de derechos u obligaciones entre dos o más partes
  • Según su forma lingüística, es claro y preciso, por ello el lenguaje es detallado, técnico, univoco y correcto. Es formal, objetivo y universal. El emisor tiene poca libertad en cuanto a la elección
  • Posee una estructura externa que corresponde a un esquema prefijado, este tipo de estructura garantiza una seguridad en la interpretación del texto
  • Destacan los tecnicismos, los cultismos y los términos arcaizantes

4.- ¿Cuál es el procedimiento para realizar este tipo de traducción?

  • Recepción y registro de los trabajos
  • Asignación de los trabajos a un traductor nativo del país (en caso de agencia de traducción e interpretación)
  • Proceso de traducción
  • Revisión
  • Edición y formato
  • Entrega

5.-Tipos de documentos que requieren traducción legal

La traducción legal o jurídica se refiere a cualquier texto legal que suponga la creación de derechos u obligaciones entre dos o más partes. Son documentos que han sido redactados por un experto en derecho, como puede ser un juez, un funcionario público, un asesor legal o un abogado y entre estos tenemos los siguientes:

Contratos, declaraciones de testigos, fideicomisos, documentación laboral, procedimientos arbitrales, escrituras, estatutos sociales, testamentos, poderes notariales, actas de constitución de una sociedad, documentos para juicios, decisiones judiciales, normativas y legislación extranjera, documentos de inmigración, contratos de compraventa, avales, contratos financieros, pólizas de seguro, informes periciales y documentos relativos a la propiedad intelectual o industrial, entre muchos otros documentos.

6.- ¿Cuáles son los elementos que deben tenerse en cuenta a la hora de revisar el precio de la traducción legal o jurídica?

  • Tamaño del texto original pudiera ser en palabras o páginas
  • Condiciones y plazo de entrega
  • Los tipos de idioma o combinaciones de idiomas
  • Nivel de especialización del contenido
  • Formato del documento

7.- ¿Cuál es la función del traductor legal?

El traductor debe necesariamente tener conocimientos en cuanto al área especializada que escoge traducir, en este caso la especialidad debe ser especialización en el área jurídica-legal, pata realizar una traducción fiel de la original. Estos textos tienen una terminología específica, géneros característicos, la importancia del campo, lo que por otro lado el traductor debe tener competencias en conocimientos temáticos, conocimientos terminológicos y conocimientos de los géneros característicos, así como también una alta capacidad para documentarse.

Los especialistas en la traducción legal, deben tener amplios conocimientos en su área, así como también un conocimiento muy amplio en el área de derecho

Dentro de las traducciones jurídicas se pueden destacar diferentes tipos: la traducción jurídica especializada, la traducción jurídica técnica y la traducción jurídica jurada. Esta última hace referencia a todas las traducciones oficiales que tienen que ser certificada por un traductor jurado para que sean válidas ante las Administraciones Públicas.

El traductor jurídico “ideal” debe ser abogado y traductor al mismo tiempo. Lo que en el ámbito de la Unión Europea se denomina como “jurista-lingüista”.

8.- ¿Qué formación debería tener el traductor legal?

El traductor jurídico profesional debe poseer una sólida formación académica en Derecho. Un máster especializado o haber cursado la carrera de Derecho.  El traductor jurídico se va a enfrentar a múltiples retos traductológicos a lo largo del texto, por lo que, también es necesaria una sólida formación en el campo de la traducción. Adicionalmente, pensamos que la especialización en determinadas áreas del Derecho es fundamental para poder garantizar un trabajo de calidad en materias tan complejas.